Filosofía Kaizen para mejorar tu vida de forma fácil y gradual

mejora gradual
26 May, 2017

Filosofía Kaizen para mejorar tu vida de forma fácil y gradual

El método o la filosofía Kaizen es una forma de pensamiento que defiende que los grandes cambios, en cualquier ámbito, se consiguen de forma muy gradual, muy poco a poco, introduciendo cada día una pequeña rutina de tal forma que casi ni nos demos cuenta de que estamos haciendo algo diferente. La clave será la constancia.

La expresión Kaizen, muy usada en el mundo de la empresa,  viene de las palabras japonesas “kai” y “zen” que en conjunto significan la acción del cambio y el mejoramiento continuo, gradual y ordenado.

De hecho, este método proviene de la cultura japonesa, donde se encuentra enraizado el concepto de que cada día te ofrece la posibilidad de una mejora. ¿No es una idea alentadora? Pues bien si queremos que nuestra vida mejore cada día solo tenemos que proponérnoslo, para ello te vamos a dar las  claves que te ayudarán:

Como hemos dicho, hay que ser constante y aplicar el método todos los días. Por norma general, las personas tememos a los grandes cambios que nos hacen salir de nuestra zona de confort, pero las acciones pequeñas, llevadas a cabo de manera continua en el tiempo, pueden tener un impacto mucho mayor, convirtiéndose en hábitos y generar resultados permanentes.

Por este motivo, el método nos propone que si cambiamos el proponernos una gran meta (por la que nos podemos sentir intimidados) por una pequeña acción, ese impulso generador nos pone en movimiento y puede generar la bola de nieve que necesitamos. Lo más fácil será proponernos una tarea que durará un minuto al día, asumible, ¿verdad?

Un ejemplo práctico: Si nos proponemos empezar a correr y nos da pánico porque no sabemos si seremos capaces, el primer día nos pondremos las zapatillas y daremos un paseo. Así estaremos las dos primeras semanas. A la tercera semana iremos alternando partes del paseo con un ligero trote. Así otras dos semanas. A la semana número 5 sentiremos la necesidad de aumentar el tiempo de trote y cuando hayan pasado dos meses, seguramente estaremos corriendo casi todo el tiempo. Habremos perdido el miedo y nos veremos capaces.

Podríamos poner mil ejemplos. Comenzar una dieta cambiando media chocolatina por media manzana hasta que merendemos solo fruta y nos apetezca seguir introduciendo cambios saludables en nuestra alimentación.

O escribir una frase al día como comienzo para escribir un libro…. Hay tantas situaciones en las que se puede aplicar el método Kaizen como personas y circunstancias en el mundo.

¿Cuáles son tus metas? Inténtalo!

Deja un comentario

*