Consejos para educar niños optimistas

Optimismo
8 Sep, 2017

Consejos para educar niños optimistas

Desde hace unos años el optimismo es una cualidad que está muy de moda, que es muy apreciada en en las personas y que se intenta inculcar a los más pequeños. Según los psicólogos, convertir a los niños en adultos capaces de ver el lado bueno de las cosas es más sencillo de lo que pensamos.

Solo hay que poner en práctica algunas pautas lógicas que son de sentido común pero que requieren mucha constancia. Ese esfuerzo inicial se convertirá finalmente en una reacción natural y rutinaria que se verá recompensada con niños muy seguros de sí mismos y sin miedo a enfrentarse a los problemas que se les plantearán a lo largo de su vida. ¿Qué debemos hacer?

  • También debemos pedirles perdón cuando nos equivoquemos y hacer que ellos también pidan perdón cuando hagan algo mal y perdonen a los demás para que se liberen de rencillas y rencores que les pueden impedir estar en paz consigo mismos.
  • Tanto los premios como los castigos del niño han de ser inmediatos. La consecuencia debe seguir al acto para que surta efecto el aprendizaje. De esta forma le damos la oportunidad de olvidar un mal comportamiento y empezar de nuevo.
  • No sobrecargar de actividades a los niños y dejar que sean ellos quienes elijan qué actividades quieren hacer en su tiempo libre.
  • No darles responsabilidades que no les corresponden. A veces delegamos en niños pequeños la tarea de cuidar de sus hermanos u otras tareas de las que debería encargarse un adulto.
  • Acostumbrarles a las rutinas y que sepan qué toca a cada hora.  El colegio, el parque, los deberes, un rato de televisión, jugar, el baño, la cena….. Estas rutinas les dan seguridad y estabilidad emocional. No es conveniente cambiar a menudo los horarios del niño.
  • Dejar que se equivoquen y animarles a volverlo a intentar. No ayudarles siempre. Cuando consigan hacer sus tareas hay que alabar su empeño y destacar sus cualidades.
  • Hay que escucharles y preguntarles a diario cómo les ha ido el día.  Deben notar que les prestas atención y que te interesan las cosas que te cuentan.
  • Cada reproche de un adulto debe ser compensado con un halago SIEMPRE. Esto es muy importante. El niño ha de tener una imagen positiva de sí mismo. Esto va a contribuir en gran medida a su felicidad futura y su éxito en la vida.
  • Por último, recordarle todos los días lo mucho que lo queremos y dedicar un rato a hacer juntos alguna actividad. Pasar tiempo con sus padres es el mejor regalo para un niño.

Todo esto va a contribuir a que el niño se convierta en un adulto sereno, racional, tranquilo y equilibrado y con el terreno sembrado para tener una visión optimista del mundo. Muy a menudo la actitud de una persona frente a la vida es la clave para ser felir. Suerte!

Deja un comentario

*