8 Consejos para pasar una Navidad emocionalmente saludable

Estrés navideño
13 Dic, 2017

8 Consejos para pasar una Navidad emocionalmente saludable

La Navidad es en muchas ocasiones, una época del año de sentimientos encontrados. Las circunstancias personales y la compañía familiar y de amistades de cada persona determinará cómo nos vamos a sentir.

Para los hogares con niños en los que no hay problemas económicos o de salud graves suele ser una época muy especial, feliz y llena de ilusión, aunque a veces, algo estresante por los innumerables compromisos y el exceso de regalos para los más pequeños.

Para las personas que viven solas, la Navidad puede ser detonante de un estado de tristeza y principio de depresión, especialmente en el caso de los mayores o de aquellos que han perdido a un ser querido recientemente.

Para sobrevivir a este bombardeo de mensajes que nos obligan a consumir de forma desproporcionada y a ser felices con los nuestros, los psicólogos nos hacen una serie de recomendaciones generales que nos van a ayudar en mayor o menor medida:

Si acabas de perder a un familiar o a un ser querido, es importante según los psicólogos, que le tengas presente durante la primera Navidad. No trateis de simular que no ha pasado, ni eviteis hablar de él o ella. Contad anécdotas y recordar cómo fueron otras navidades con esa persona. Eso os ayudará a sobrellevar el luto en estas fechas tan complicadas.

Si estás sol@ y no vas a tener una cena de Nochebuena o comida de Navidad en compañía olvídate de que es Navidad, relativiza su importancia. No es obligatorio comer turrón o ver programas especiales de esta época del año, ponte una película, lee un libro o trata de mantener las rutinas del resto del año. Este consejo es aplicable a todas las personas aunque estén acompañadas. Según los psicólogos es saludable desconectar de la Navidad en algunos momentos.

-Si te sientes incapaz de aislarte y te sientes solo pasa al Plan B, acude a alguna organización humanitaria solidaria y echa una mano a los más desfavorecidos: comedores sociales, centros de niños con problemas de exclusión social…. Esto te hará sentir bien.

-Si tienes la oportunidad llama a un amigo, vecino o familiar y sal a la calle a respirar el ambiente de mercadillos, belenes, actividades infantiles, etc. (Déjate contagiar por el entusiasmo navideño).

-Si por el contrario tu problema es que tienes muchos compromisos a los que acudir, selecciona. Aprende a decir que no. En estos casos, la asertividad es muy importante. Debemos aprender a estar solamente con las personas que nos aporten algo positivo y en los sitios donde realmente nos apetezca. Esto se aprende con los años.

-El consejo anterior se puede aplicar también a aquellas familias cuyos hijos reciban un número excesivo de regalos por parte de familiares y amigos. Si no nos es posible negarnos, podemos guardar los regalos e ir dosificándolos y sacándolos durante las vacaciones escolares de todo el año. Es importante que el niño tenga pocos regalos para que pueda apreciarlos.

-Con respecto a las personas que se estresan por la cantidad de gastos que tienen que afrontar estos días, es importante hacer una previsión realista y ceñirse a ella.  También es importante priorizar los gastos, (primero los niños), y tratar de simplificar los menús para evitar el colapso.

Los hábitos saludables, nos va a ayudar mucho a la hora de nuestro bienestar emocional, tratar de dormir las horas necesarias (no es necesario acostarse de madrugada) y tratar de evitar los atracones a diario. Selecciona las dos o tres comidas en las que te permitirás cometer excesos y cuídate el resto del tiempo. Recuerda, ‘Mens sana in corpore sano’.

Parece fácil, ¿verdad? Cambia el chip, inténtalo y siéntete cómodo en Navidad.

Felices Fiestas de parte de todas las personas que forman la Asociación Española de Terapia Biodinámica Craneosacral.

 

Deja un comentario

*