7 claves para conseguir una asertividad saludable

Decir que no
7 Nov, 2017

7 claves para conseguir una asertividad saludable

En general, en nuestra vida, se dan muchas ocasiones en las que nos dejamos llevar y aceptamos situaciones que no nos gustan, o nos hacen sentir incómod@s o incluso agredid@s, sin plantearnos que podemos cambiarlas o negarnos a pasar por ellas sin condiciones.

Es cierto que algunas de estas situaciones son difíciles de cambiar, pero tanto éstas, como otras más moldeables, no solo podemos sino que debemos cambiarlas antes de hacer algo con lo que no nos sintamos bien.

Para nuestro bienestar emocional es muy importante saber ‘decir que no’ dejando a un lado la inseguridad o el temor de causar malestar en otras personas, de lo contrario los demás nos controlarán, harán lo que quieran de nosotros y esto nos llenará de rabia y rencor.

Para ello, es importante trabajar la asertividad que no es otra cosa que un modo de comunicación en el que defiendes tus derechosexpresas tus opiniones y realizas sugerencias de forma honesta y no agresiva.

Afortunadamente, la asertividad se puede aprender practicando una serie de pautas:

  • En primer lugar debemos trabajar nuestra autoestima y confianza en nosotros mismos. Debemos creer nuestras propias convicciones antes de poder transmitirlas a los demás.
  • Para ello, empezaremos por participar en las conversaciones dando nuestra opinión sin complejos y defendiendo hasta el final nuestros argumentos.
  • Podemos comenzar nosotros estas conversaciones, cortarlas o cambiar de tema de forma cómoda y sin temores. Lo que tengamos que contar es igual de importante que las anécdotas de los demás.
  • A la hora de pedir un favor a alguien, debemos hacerlo con naturalidad. Nos lo merecemos. Esa persona nos podrá necesitar en otra ocasión.
  • A la hora de quejarnos o hacer comentarios en sentido negativo sobre algo o alguien, hacerlo de forma razonada, sin estridencias y con seguridad. Este mismo consejo sirve a la hora de rechazar una petición que no podamos o no queramos complacer.
  • No coartarnos a la hora de expresar nuestras emociones o hacer comentarios positivos sobre algo o alguien.
  • Será muy importante que vayamos resolviendo en el momento aquellas situaciones que no nos gustan. No podemos dejarlas dentro porque aparecerán sentimientos negativos en nosotros que nos harán daño.

Trabajar esto nos va a a ayudar a vivir en paz con nosotros mismos y, a la vez, a ganarnos el respeto de los demás. Ponlo a prueba. 🙂

Deja un comentario

*